Orígenes e historia
de las Mandevilla

Orígenes e historia de las Mandevillas  

Para saber más sobre las Dipladenias  >  Orígenes e historia de las Mandevillas


La Mandevilla es una planta originaria de América del Sur y América Central, principalmente de Brasil y de Bolivia. La más conocida por el público en general, la Mandevilla sanderi (llamada también generalmente Dipladenia sanderi), ha sido la precursora de las formas cultivadas actualmente en Europa.

La Mandevilla sanderi fu descubierta en el año 1840 en la zona de la Serra dos Órgãos, al norte de Río de Janeiro en Brasil. Una sola planta de esta especie fue encontrada. La Dipladenia no se encuentra en estado salvaje en la actualidad.

En seguida la Mandevilla sanderi fue importada a Europa. Se empezó a cultivar a partir del 1896, principalmente por coleccionistas y horticultores de los países anglosajones y nórdicos. La diferencia de clima, notablemente la falta de luminosidad, causaban un floración corta y tardía, por lo que esta especia ha sido durante mucho tiempo un lujo para el coleccionador. El nombre de sanderi es también un homenaje a un horticultor inglés, Henry Frederick Conrad SANDER, quien ayudó a dar a conocer la Dipladenia en Europa.

No fue hasta 1955 cuando los horticultores daneses descubrieron la capacidad real de esta planta y la pusieron al alcance de todos. Después de esto, los productores y obtentores de numerosos países (Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia…) empezaron a mostrar interés por el género de la Mandevilla. En ese momento se lanzaron a la creación de variedades tomando por base la genética de la Mandevilla sanderi y algunas formas salvajes entre las diez especies botánicas descritas en América del Sur.

Hoy en día, numerosas colecciones, incluyendo la más reciente Diamantina®, han aparecido en el mercado de la mano de la Mandevilla sanderi de origen.



Orígenes e historia de las Mandevillas
Diamantina® Opale 'Citrine'

  • I