Las condiciones medioambientales
del cultivo de Diamantina®

 

La Diamantina® para profesionales  >  Las condiciones medioambientales del cultivo de Diamantina®


Las condiciones medioambientales del cultivo de Diamantina® Las Dipladenias (arbustivas) y las Mandevillas (plantas trepadoras) se cultivan bajo invernaderos.

Las condiciones medioambientales esenciales a llevar a cabo para obtener un buen comportamiento de cultivo son:
  • La luminosidad
    Es el elemento más importante para obtener el éxito del cultivo.
    La Dipladenia es una planta de pleno sol, que se hace compacta bajo condición de máxima luz. Cuando la energía de la energía luminosa disminuye, la planta se convierte en una verdadera liana difícil de « controlar » en términos de crecimiento y difícil de florecer.
    Cuanto más desfavorables sean las condiciones de luz, más larga será la duración del cultivo. En contraste, cuanto más óptimas sean las condiciones de luz, más corta será la duración del cultivo.

  • La temperatura
    Es también una planta de invernadero para nuestros climas templados.
    La temperatura programada debe tener siempre en cuenta la luz que recibe la planta. Si la temperatura media de cultivo se sitúa alrededor de 18°C, esta temperatura puede elevarse hasta los 25-28°C sin afectar a la calidad de la planta, con la condición de que la energía lumínica sea la máxima.
    En caso de tiempo cubierto, sombras, brumas, la temperatura de referencia debe ser bajada a 12-14°C para evitar la formación de lianas, que son perjudiciales a la calidad del producto. No vaya por debajo de 12°C para evitar problemas sanitarios o fisiológicos.

  • Pero también:
  • Asegurare mantener un máximo de aireación del invernadero a lo largo del día,

  • Para los invernaderos de cristal, es necesario garantizar también la limpieza de los cristales tanto los de exterior como los de interior,

  • Para los invernaderos de plástico, es necesario garantizar también la limpieza de los plásticos y cambiarlos, como mínimo, a los tres años.



 

Página siguiente: La plantación de Diamantina®

  • I